Comunicado da XD da Agamfec ante o colapso da sanidade e as declaracions dos seus responsables

Es tiempo de actuar. 

Gestores, el colapso de los centros sanitarios en enero se arregla en junio, no en enero. Tratar así a los ciudadanos no es digno. Mal tratar a los profesionales de la salud tampoco. Las estrategias de abordaje de los problemas epidemiológicos, como vemos anualmente gracias al virus de la gripe, no pasan por la Atención Hospitalaria que se colapsa por esta época. Mientras no veamos que la gestión sanitaria necesita de la Atención Primaria, todos los años en enero sufriremos los mismos problemas y leeremos los mismos titulares. Si no cuidamos lo que tenemos, la Atención Primaria de los Centros de Salud, que debe ser el eje de la gestión de la salud de la población y no el muro de contención como parece que se considera entre los decisores sanitarios gallegos, se colapsa definitivamente el resto del sistema sanitario público.

Los profesionales son el activo principal del sistema sanitario, su trabajo está en la base de la calidad de la atención a los ciudadanos.  La gestión de recursos humanos es una tarea que debe ser el eje del trabajo de planificación. Sin embargo las evidencias de los últimos años son entre otras: falta de reposición de profesionales que se jubilan, temporalidad en las contrataciones, no cobertura de los días de descanso, escasa oferta formativa en el puesto de trabajo, creciente asignación de nuevas responsabilidades a Atención Primaria sin el consiguiente incremento de su capacidad resolutiva ni la dimensión de las agendas de trabajo, ausencia de análisis de adecuación de la programación de actividad establecida (tiempos de consulta de 3/5 minutos por ejemplo) para hacer de ser necesario correcciones, implantación vertical de cambios organizativos sin contar con las aportaciones en su diseño y planificación de los profesionales a los que se dirigen.

Esta realidad indica la ausencia de una política de recursos humanos estructurada con objetivos a medio y largo plazo. Una política de recursos humanos que es imprescindible para atraer talento, mantener la capacitación de los profesionales y potenciar la innovación en cuidados sanitarios de la mayor calidad a los ciudadanos.

En el momento actual el sistema forma a profesionales excelentes, para luego abocarlos a una forma de trabajo que no permite que hagan bien lo que saben hacer. No podemos seguir callados ante esta realidad, ignorarla no es una opción.

Es urgente cambiar la gestión de recursos humanos para que Atención Primaria pueda hacer lo que se sabe hacer: responder a las necesidades de salud de la población, tanto en los problemas agudos, como en las enfermedades crónicas; con más énfasis en el seguimiento de las personas que más lo necesitan (por su edad, fragilidad, riesgos), con una priorización en la utilización de recursos apoyada en el seguimiento y la colaboración con el paciente y su entorno. Sobre todo trabajar en promoción y prevención. Promoción de los autocuidados y la automedicación responsable; reforzar estrategias sencillas pero muy eficaces para el control de las enfermedades transmisibles comunes como es la higiene de manos para prevenir el contagio de los cuadros de transmisión por contacto o por gotas (gripe, por ejemplo). La cooperación con la población es clave, pero es más fácil ver campañas por la vacunación antigripal que por la higiene de manos; el gestor sale en los medios de comunicación poniéndose la vacuna, pero rara vez sale lavándose las manos o haciendo gala de toser en el codo y no en la mano, menos aun visitando un centro de salud.

En Atención Primaria somos especialistas en salud comunitaria. Al igual que otras políticas de promoción de la salud, las campañas de educación sanitaria tienen que individualizarse por sectores sociales y necesidades, responder a las necesidades de la población en vez de orientarse hacia la disminución del consumo de recursos sanitarios. Educación para empoderar.

Faltan 365 días para el próximo colapso hospitalario por la gripe. La crítica fácil, la indiferencia hacia los profesionales de los centros de salud no ha servido para mejorar la atención a la gripe de este año. Como dice un médico de familia, Sergio Minué “si existe alguna solución no va a llegar del cielo, sino que habrá que construirla y defenderla por los que aún creen que otra Atención Primaria, la que de verdad es clave para un sistema sanitario, es posible”. En este objetivo nos tendrán siempre a los médicos de familia como aliados.

Autor/es
Etiquetado como , , ,

Publicacións relacionadas

*

Top
Emprego de cookies

Este sitio web emprega cookies para que poida disfrutar da mellor experiencia coma usuario. Se vostede continúa navegando, consinte e acepta as mencionadas cookies e a nosa política de cookies, Pinche no enlace para máis información.

ACEPTAR
Aviso de cookies